Comparte


Es común escuchar que a los bebés les administran desde sus primeros días de vida agüita de manzana, apio, manzanilla y otras hierbas con el fin de mejorar los “cólicos” o permitir un sueño más prolongado.  En realidad, las infusiones para los bebés pueden ser peligrosas, ya que contienen principios activos cuyo efecto varía en función de la dosis y la capacidad del organismo para metabolizarlas.

No por el hecho de ser naturales carecen de efectos secundarios. Recordemos que los indígenas curaban enfermedades con plantas, de tal manera que estas tienen efectos en el cuerpo (tanto buenos como malos).

En los niños menores de 6 meses el único alimento que deben recibir es leche de su madre, o en su defecto; la fórmula infantil adecuada para su edad. En el caso de los mayores de esta edad, pueden empezar a recibir agua en pequeñas cantidades (sin desplazar la leche materna o la fórmula infantil) solo con el fin de ir creando hábitos. Tampoco deben recibir jugos durante el primer año de vida, y después de este; la Academia Americana de Pediatría da algunas recomendaciones en cuanto al consumo de jugos de acuerdo a la edad.

Si tienes alguna inquietud en cuánto a las infusiones para los bebés, no dudes en consultarme.

Sígueme en:

Instagram

Facebook

 

Comparte


Alimentación Complementaria y BLWHábitos Saludables

Comments are disabled.